6ª Etapa. La noche más larga. #Turquía .

Era el turno de Turquía. Pero antes una anécdota graciosa que me hizo volver a Bulgaria. Se ve que no tenía que irme aún pero bueno, la decisión estaba tomada. Para entrar en Turquía tienes que tener visado y el coche debe tener un seguro del país. Así que tuve que volver a Bulgaria a por dinero ya que en la frontera no había ningún cajero. La chica de la aduana me dijo que “¡cómo! ¿otra vez por aquí?” y nos reímos un poco .

bulgaria  #enbuscadelaluz bulgaria

La broma de entrar a Turquía me costó ciento cincuenta euros de un plumazo, más un euro por un baño en la frontera lo  que me llevó a preguntarme para qué lo cobraban si el baño era de esos con agujero y todo sucio y encharcado. Pero bueno, ya se sabe cómo son estas cosas.

Entrando en Turquía me quedé asombrado a primera vista por las carreteras , la temeridad de los camioneros y lo bien que estaba todo, así de los temerarios camioneros turcos que te adelantaban sin piedad por cualquier parte. Hay que decir que, claro, eran carreteras de pago. Otra cosa es cuando salías de estas. Me puse a buscar un sitio donde vendieran Kebabs. Pero no hubo manera. Ciudad donde entraba, buscaba kebabs y nada.  Quería enviarle una foto a mi amigo Dani, forofo de los Kebabs, para darle envidia pero nada.

 

istambul turquia #enbuscadelaluz

Turkia camion

 

Ya que estaba en Turquía y como sabia que muchos de los refugiados Sirios de la guerra están en Turquía quería ver como estaba la cosa, no es exactamente para el proyecto en busca de la la luz pero quería saber que había pasado con esos niños huérfanos y los campos de refugiados.

Lo primero que tengo que decir es que apenas vi nada, imagino que no busque correctamente, pero algo si que vi, en kahramanmaras fui a ver la comunidad Siria que estaba ubicada en una zona bastante deprimente de casas apiladas , allí se veía a niños en las calles como en ningún otro sitio de Turquía , los bajos de las casas en algunas ocasiones eran talleres improvisados,  herrerías , tapicerías, tiendas, y donde se vendían alfombras .

Los sirios habían terminado viviendo en un suburbio de una ciudad turca y se ve que había habido enfrentamientos entre turcos y sirios, y empezaba a estar cada día mas caldeado el ambiente, hacia poco me informe, un señor sirio apuñalo a un turco en una manifestación porque al parecer el turco había violado a la hija de este. Es decir, que desde entonces se habían producido enfrentamientos entre bandas de sirios y turcos que ya no querían a sirios en su país. Además durante los primeros años de refugiados los turcos se aprovecharon de la necesidad de trabajo de los sirios, pagándoles menos dinero por el mismo trabajo y haciendo que los turcos que producían esos bienes tuvieran cada vez menos clientes, ya que elegían la mano de obra siria más barata y más dispuesta.

Una tortuga que estuve a punto de atrpellar en un sitio precioso y que se salvó por los pelos.

Una tortuga que estuve a punto de atropellar en un sitio precioso y que se salvó por los pelos.

Pero los problemas en Turquía al parecer no están sólo ahí. Inclusive entre los mismos pueblos hay auténticas batallas campales. También lo noté cuando de camino a Karahmanmaras en una parada de autopista cerca de la frontera con Siria había terminado de cenar en un restaurante de carretera y al subir al coche oigo cómo uno de los chicos que hay allí para lavar coches está hablando de mí. Lo sé porque miraba mi coche y dijo Mitsubishi Montero, se refería a mí sin duda. Así que no tardé ni unos segundos en ponerme en marcha y salir de allí, ya me tomaría el café en otra parada. Mientras estaba conduciendo sentí una sensación de como si me estuvieran siguiendo, por lo que paré en la siguiente parada y justo cuando iba a hacerlo vi que un coche que iba delante de mí, un Fiat blanco de cuatro puertas, se metió en la misma parada que yo pero lo hizo unos metros más adelante. Como no me fiaba decidí continuar. Entonces las dos personas que iban en su interior arrojaron sus cigarrillos por la ventana y se pusieron a seguirme pero por delante de mí. No estaba del todo seguro así que aminoré la marcha para ver si se alejaban y al aminorar yo, ellos también lo hicieron, por lo que puse el intermitente con la intención de salir por la siguiente salida de autopista. Cuando iba por el carril que sirve para salir de la misma, en el último momento, aún yendo delante de mí, ellos también salieron. Al ver esto me entró un frío en el cuerpo e inmediatamente volví a entrar en la autopista. No sé si serían terroristas, guardias, o lo que fueran, pero aquello me despertó de tal manera que estuve conduciendo toda la noche. Había salido esa mañana a las cinco de la mañana y terminé conduciendo hasta las cinco de la mañana del día siguiente. Aun así me fue difícil dormir. Estaba siempre con un ojo abierto por si acaso. En otra ocasión que iba a dormir en una gasolinera, estaba preparando mi coche para poder dormir y llegaron dos camiones. Aparcaron a mi lado, bajaron y se sentaron cerca de mi coche donde había un murito a comer una sandía. Yo continué con lo mío, pero ellos al verme en el coche me ofrecieron un poco de sandía, y como esa noche no había cenado y hacía tiempo que quería probar las sandías que venden en innumerables puestos de carretera, les dije que sí. Enseguida el que la cortaba me ofreció un gran trozo  y di cuenta de ella en menos de un minuto. Me ofreció más pero el día anterior había comido una especie de kebab o no sé si fue el zumo de zanahoria fermentada con salsa picante, pero la cuestión es que no podía estar mucho tiempo sin ir al baño y no quería tentar a la suerte con más sandia …

Mientras estábamos ahí me preguntaron a dónde me dirigía y qué hacía por ahí. Les comenté que tenía pensado ir a Argentina pasando por Irán, Pakistán y  La India, etc.  Me dijeron que no era buena idea, que Pakistán estaba mal, y más con matrícula española y hablando inglés. Que era mucho mejor si pasaba por Rusia, que Irán estaba mejor que Turquía, porque en Turquía había guerra entre diferentes pueblos, kurdos y turcos y la que yo vi contra los sirios..

tractor adelantando y saludando

Me dijo que en el pueblo en que estábamos había un conflicto con el pueblo anterior, y al preguntarles el porqué no me supieron o no quisieron responderme, ya que uno de ellos miró hacia el suelo e hizo ademán de irse a dormir y con una sonrisa le dijo al otro que me dejara dormir a mí también. El que me estaba contando y tenía la sandía, estaba con ganas de seguir contando pero el otro le insistió y este finalmente se levanto y se fue, no sin antes preguntarme cómo hacía para dormir ahí dentro. Se refería a mi coche. Hacía el gesto de que era muy pequeño, y le comenté que había hecho un buen invento y estaba genial, así que nos dimos las buenas noches. Mañana sería un nuevo día “en busca de la luz”.

 

 

Anuncios

Acerca de Mauricio Peralta Menta

Viajando por el mundo mientras realizo un documental llamado En Busca De La Luz .

Publicado el septiembre 2, 2015 en Blog y etiquetado en , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: