Archivos Mensuales: julio 2015

3ª Etapa: Entre Los Puentes de Maddison…

mauricio peralta menta #enbuscadelaluz

 

 

Cuando decidí hacer este proyecto, era algo más que un documental, era un proyecto comunicativo apoyado en varias patas. Una de ellas, la más reconocible, es la parte del reportaje audiovisual que contempla la producción de un documental utilizando cinco localizaciones señaladas del planeta. La primera de ellas, sin duda, la Fundación Vicente Ferrer, y más concretamente la gente que en ella trabaja. Posteriormente, una ong de monjas que está en México, así como otras más que dejo al azahar en función de lo interesante de las historias que me vaya encontrando por el camino, ya que, además, me he encontrado con la dificultad de poder grabar o introducirme en las grandes ongs como Médicos sin Fronteras, Unicef o Intermon que sencillamente prohíben cualquier filmación que no sea absolutamente y totalmente controlada por ellos. Imagino que tienen demasiados intereses en juego como para arriesgarse a una mala interpretación o cualquier cosa. Lo intenté con varias, pero las respuestas fueron negativas o simplemente dieron largas durante años de persecución por mi parte hasta agotar la paciencia o que uno desiste aceptando por duro que sea que no van a permitir que entre alguien de manera totalmente libre a contar lo que se cuece en las grandes ongs del planeta.

Otra de las “patas ” de este proyecto es la fotografía ya que tengo la intención de hacer exposiciones de fotos con la selección de mejores imágenes que haya recopilado a lo largo del camino. Además es, pienso yo, una buena manera de apoyar el documental de vídeo, pieza clave de todo este proyecto, ya que este tiene como misión recaudar fondos para las ong que participan en el mismo.

Por otro lado está la más que obvia experiencia personal que voy transmitiendo, o al menos eso intento, a través de estas líneas, cada vez que finaliza una etapa. Como bien dice el titulo del proyecto, #Enbuscadelaluz  indica una búsqueda personal, una búsqueda de la luz en la imagen fotográfica y, sobre todo, la Luz que tienen las personas que se dedican a ayudar a los demás, dentro de un mundo egoísta, en el que, en muchas ocasiones, te dicen aquello de “tanto tienes, tanto vales”, y por desgracia algunos se lo creen. Otros seres de Luz, como suelen llamarse, encuentran la satisfacción en dar, más que en recibir, en ayudar de la mejor manera posible al prójimo,  una felicidad que no se puede comprar, ni explicar, que hay que sentirla…, y es ese el objetivo de este proyecto de comunicación Trans-Media. Es una búsqueda de la luz en su más amplio sentido, en el que no hay ruta establecida, ni nada programado, solo unos lugares deseados por su importancia antes de la salida, pero, sobre todo, una fe que da la confianza, como en mi caso, de que lo único que debía hacer es subirme al barco y comenzar mi camino.

Así es como en esta tercera etapa llegué a Roézé sur Sarthe. Un pueblo de difícil pronunciación hasta para los franceses, a escasos kilómetros  de Le Mans, famosos por el circuito de Le Mans, donde se hacen las carreras de resistencia durante 24 horas y donde han corrido grandes actores de Hollywood como Steve McQueen o Paul Newman entre otros. así como leyendas del automovilismo.

 

Resulta que la visita a este pueblo estaba en mi lista de muy posibles debido a que allí se mudaron desde Madrid, hace poco, mi hermano con su Mujer Dalila y mis dos sobrinos Marcos y Didi. Hacía más de dos años que no los veía y siempre les había dicho que iba a ir, hasta que en ultimo momento surgía algo que me lo impedía. Esta vez tenía que verlos para poder seguir mi camino sin ese sentimiento de haberlos decepcionado , además, dicho sea de paso, me lo paso genial con ellos y he de reconocer que los quiero mucho, cada uno tiene una personalidad muy especial.

marcos peralta fernandez

Así que que llegué a Francia, diez horas después de la hora prevista. Como comentaba en el post anterior, diría que casi de milagro. Llegué a las dos de la madrugada y estaba todo oscuro, algo que me suele suceder, al menos en las dos últimas llegadas. En Bilbao llegué de madrugada, sobre las cinco de la mañana, y a Francia, a las dos de la madrugada. Al llegar los niños salieron corriendo a recibirme a darme un abrazo, lo recuerdo muy bien. Es muy bonito ese recibimiento después de no verlos en mucho tiempo, de haber conducido más de quince horas y de tener la sensación de que se ha llegado un poco de milagro.

Era muy tarde , así que todos nos fuimos a dormir. A la mañana siguiente hablé con Dalila sobre el viaje y esas cosas mientras tomábamos unos mates, y por fin veía la casa. Sé que a ella la habían contratado desde Francia para llevar un consultorio médico, ya que ella  lo es, pero no sabía mucho de la historia del lugar donde vivían. Resulta que la comunidad o ayuntamiento de Roézé la había traído a Francia y mientras aprendía francés y se adaptaba a la forma de trabajar del sitio, le prestaban la casa que estaba junto a su consultorio. He aquí lo que me sorprende y me reafirma en que mi decisión de no tener una ruta programada y dejar que sea el camino el que me ofrezca las historias sea la forma acertada para este viaje. Por la mañana pude ver la casa mejor. Era una gran casa de tres plantas, con pasamanos de madera que parecían muy antiguos. Las paredes eran muy gruesas y entonces empecé a observar un poco más y a interesarme más por la historia de esa casa. Descubrí que la casa databa del año 1500 y que perteneció a una poderosa familia de panaderos de la región, que solo habían tenido un hijo, y este hijo, Isaac de La Roche, no se había casado ni había tenido descendencia, además de haber estado viviendo en ciudades más grandes como París o Le Mans . Pero al morir él recordaba su infancia con cariño y el lugar en donde había crecido, así que decidió donar todas sus posesiones en Francia al pueblo de Roézé, y, en concreto, donaría esta casa de pueblo de unos trescientos metros cuadrados y tres plantas, para que se creara un hospicio, que es un lugar donde se cuida a los ancianos con menos o ningún recurso, por lo que se lo donó al párroco local y este a su vez se lo dio para que lo gestionasen a unas hermanas monjas, que cuidaban de los ancianos, como había querido Isaac de la Roche. Esto fue en 1876 que fue cuando se constituyó el hospicio Isaac de la Roche, pero pronto se quedó pequeño. Se habían sufrido guerras y eran épocas de mucha hambruna , así que siempre había trabajo y continuamente llegaban ancianos desnutridos. Por este motivo, y gracias a las donaciones y venta de algunas propiedades en el 1900 exactamente se construyó el hospicio de St Anne, justo en la parcela frontal de la casa que había donado De la Roche, esta vez, mejor equipado y de una construcción sólida. Pasaron los años. y el hospicio fue también utilizado como hospital de campaña en la Primera y en la Segunda Guerra Mundial y a día de hoy hay un proyecto de instalar un consultorio médico para el pueblo que tendrá el placer de ocupar mi cuñada Dalila y que además albergará una caseta de información turística sobre la historia de Roézé , sobre la historia del lugar a modo de museo, con fotos del hospicio e información de Isaac de la Roche y de su importante contribución al pueblo. Actualmente ya existe un hospicio más moderno, más grande y con mejores instalaciones en otro de los terrenos cedidos por Isaac, que recibe ayuda estatal, así como una gran sala de actividades sociales.

Imagen de archivo del Hospicio en 1910.

Imagen de archivo del hospicio en 1910.

Ro 8

 

IMG_5339

 

Ro 7 Ro 5 Dalila fernandez codesido

Allí conocí a una familia francesa  de esas de generaciones y muy orgullosas de su historia, el señor Francois y Anne Marie  su esposa.  El vicealcalde del pueblo y su mujer, una mujer muy especial con una visión muy moderna y avanzada de la educación infantil, algo que sin duda merecería un capítulo entero por la importancia del asunto y que espero poder ampliar en otra ocasión. Fueron ellos, sobretodo François encargado del ayuntamiento, quien me habló de Isaac de La Roche, de su legado, de su vida personal y falta de descendencia, del hospicio que él creó y de los planes y usos que el ayuntamiento de Roézé iba a dar a uno de los los más históricos lugares cedidos por Isaac de la Roche. También tuve el honor y el placer de disfrutar de la hospitalidad francesa. En su casa me enseñaron orgullosos un trabajo de veinte años, la reconstrucción de su casa datada del 1500 , de la cave que es la bodega , como la llaman los franceses , y todas esas viejas casas tienen una. Además me habló de los nuevos vinos orgánicos que se están creando en Francia donde cada día crece la demanda y como está recuperando junto a su hijo un antiguo viñedo que tenía la casa. Desconocía Francia , y he de reconocer que no podía llevarme una mejor impresión de los franceses.

 

Foto de la casa restaurada del 1500 , de Francoise y su hijo posando entre sus viñedos , a un servidor metido en una Cave y uno de los exquisitos vinos orgánicos que me dieron a probar.

Foto de la casa restaurada del 1500 , de Francois y su hijo posando entre sus viñedos , a un servidor metido en una Cave y uno de los exquisitos vinos orgánicos que me dieron a probar.

 

 

Pensé en lo curioso de mi viaje. Primero me había llevado a un taller, cuando yo iba a ver unos amigos, y resultó ser el sitio perfecto para prepararme para este largo viaje y experiencia vital. Luego, queriendo visitar a mis sobrinos, fui a parar a un sitio cargado de historia y de luz, donde una persona, haciendo una acción tan sencilla como es dar lo que no necesita , sería recordada para siempre en el pueblo, y ayudaría más allá de lo que su imaginación podría llegar. Entonces, la certeza de que estaba en la buena dirección, se acentuaba más aún.

Bosques de Le Mans

Bosques de Le Mans

Como tenía unos días por delante aún para pasar con mis sobrinos, una mañana estábamos mi sobrino Marcos y yo hablando de historia, porque a los dos nos gusta mucho, y le comenté la posibilidad de ir a Normandía. Para quien no lo sepa, Normandia fue donde se libró una de las más importantes batallas entre tropas aliadas, Estados Unidos e Inglaterra contra los alemanes que por aquel entonces ocupaban las playas de Normandía. La más famosa, por ser donde más bajas hubo, fue la playa de Omaha, en el centro de Normandía. El desembarco de las tropas aliadas fue muy numeroso, pero los alemanes estaban muy bien preparados en búnkers, con metralletas y una larga cadena de soldados armados esperando. Fue una absoluta masacre. Murieron miles de soldados. La playa estaba minada, los botes en los que venían los soldados de tropa eran alcanzados por los cañones que estaban en los búnkers y en muchas ocasiones, cuando se abría el puente para bajar de la embarcación, las metralletas abrían fuego desde la playa matando a todo ser humano. Si lograban pasar estas pruebas, en la playa los alemanes habían instalado unas cruces de acero para que los tanques no pudieran llegar a la playa y entre estas cruces habían instalado alambre de espino. Así cada cinco o diez metros, en una playa que tiene una profundidad en marea baja de unos 150 metros. Habría que imaginar lo que fue para los soldados atravesar todo eso con minas en la arena mientras las metralletas de gran calibre y las de los soldados no paraban de disparar.

Así que fuimos a Normandía y ahí comprobé la estupidez humana, al ver  miles de cruces de mármol blanco  que ocupaban las colinas que hay tras la  playa de Omaha, y donde antes, unos quisieron ser recordados por ayudar a los débiles, otros eligieron el camino oscuro, el camino del odio y de la muerte. Uno elije la vida que quiere , nadie te obliga a que hagas lo que no quieres, y si lo haces, no deberías hacerle caso, es tu responsabilidad.  También eliges  cómo te gustaría ser recordado, cómo quieres impactar en el mundo desde tu ser, desde tus habilidades creadas o las que Dios te ha dado. Se trata de elegir caminos en la vida, caminos que marcan mucho más de lo que imaginamos. Había visto decenas de documentales sobre el desembarco de Normandía, con imágenes y voces que explicaban lo que pasó, pero nada se parece a estar presente en ese lugar, donde se siente la pérdida y se venera el servicio prestado por aquellos que dieron la vida por la libertad, día tras día, convirtiéndose en un lugar sagrado y de culto.

 

Omaha beach

 

 

 

Normandia omaha beach  Mauricio peralta #enbuscadelaluz

 

 

 

También pude comprobar casos totalmente opuestos. Por ejemplo, algo que me gustó mucho fueron unas fiestas a las que me invitaron en el pueblo de al lado, más que un pueblo, una pequeña ciudad, principalmente conocida por ser la ciudad más ecológica de Francia, de nombre La Flèche. En estas fiestas se había organizado un festival de artistas payasos, de todas partes de Francia e incluso de algunas partes del mundo que habían venido a dar su mejor espectáculo en la ciudad. En plazas, casas antiguas y parques había muchos niños y adultos de un lado a otro sonriendo, pasándoselo bien, haciéndose fotos con los payasos o clowns . Entonces pensaba en esas personas, en cómo habían decidido entregar su vida y su mejor cara para hacer reír a los demás, para hacer que los niños soñaran, que rieran y pasaran un buen rato lejos de las consolas y videojuegos, de la tv y cómo los adultos que, con la excusa de acompañar a los niños, eran quienes más disfrutaban del espectáculo, convirtiéndose en niños por un momento, olvidando las preocupaciones y pensando que otro mundo es posible…

 

 

la fleche payaso en espectaculo IMG_5878 Rico 1 euro4x4parts france la fleche

Ahora una vez más comienzo mi camino en busca de la luz, de historias, de lugares y personas que hicieron o hacen algo para mejorar el mundo que les rodea, y para mejorarse a sí mismos, ya que, como es sabido, la mejor manera de cambiar el mundo es cambiarse a uno mismo. Y con la sensación de ser un poco Clint Eastwood en la película Los Puentes de Maddison  en la cual iba fotografiando puentes de ciudad en ciudad, mientras conocía a personas especiales que iba dejando atrás porque sabía que era lo mejor y porque tenía un trabajo que cumplir…

 

Imagen de Luca y mía antes de partir hacia Alemania.

Imagen de Luca y yo antes de partir hacia Alemania.

 

 

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: